¿Qué es una experiencia con efecto WOW y cómo se construye?

Por / Publicado en

Conoce la fórmula de la satisfacción y crea experiencias con ¡efecto WOW!

Cada día se habla más sobre la importancia de deleitar a nuestros clientes a través del diseño de experiencias que envuelvan a nuestros usuarios en historias que trasciendan las simples interacciones con los productos y servicios que ofrecemos.

Hay algunos momentos que recordaremos para siempre, y otros que expiran casi tan rápido como se viven.
-Alejandra Zorrilla 

He trabajado más de 10 años en el sector de servicios, y cada vez más me convenzo más del valor de crear experiencias extraordinarias cuando trabajamos en el desarrollo e innovación de productos y servicios.

Suena simple, pero en realidad ¿qué es una experiencia con efecto ¡wow! y cómo se construye?

Este tema me parece fascinante y se amplía aún más si tomas en cuenta que los límites entre bienes y servicios están cada vez más diluidos conforme avanzamos como cultura y sociedad.

En este artículo, analizo los conceptos alrededor de las experiencias con efecto ¡wow!, los momentos que se entrelazan para generarlas, cómo se fijan en nuestra memoria y los pasos clave para sorprender y deleitar a tus usuarios continuamente.

Claro que si prefieres puedes ir directamente a ver los pasos para construir una experiencia con efecto ¡wow¡ o cualquier otra sección dando click en el índice de contenidos

¿Qué es una experiencia con efecto wow?

Una experiencia con ¡efecto wow¡ se integra por una cadena de momentos entrelazados que sorprenden y emocionan a nuestros interlocutores al generar asombro o admiración y derivan en la construcción de recuerdos placenteros, significativos y perdurables.

Profundicemos sobre qué son las experiencias y el efecto ¡wow!

En esta sección te presento los resultados de un proyecto de investigación exploratorio para definir este tipo de experiencias.

Así que si buscas información para y definir los conceptos más relevantes de experiencias y el efecto wow, no pierdas el sueño, aquí te comparto la historia.

El significado de las palabras importa, y más si se trata de ponernos de acuerdo sobre lo que estamos hablando.

No pretendo hacer toda una disertación o tesis al respecto, sino apoyarte a reflexionar y crear tu propia definición.

¿De dónde viene la palabra experiencia?

La palabra experiencia viene del latín experientĭa, derivado de experiri, «comprobar») que se refiere a las formas de conocimiento o habilidades adquiridas a través de la observación, la participación y/o la vivencia de un evento o suceso.

¿Qué es una experiencia?

Por supuesto que al hablar de experiencias tenemos que tocar el tema de la mente, la percepción y las neurociencias en los que profundizaremos más adelante, pero antes de entrar a las definiciones que pueden parecerte un poco más aburridas (Aunque a mí últimamente me parece fascinante estudiar el significado de las palabras) quiero hacer un paréntesis al respecto.

De acuerdo con Rodolfo Linás, en “El cerebro y el mito del yo” podemos considerar que la mente es una experiencia subjetiva derivada de la actividad cerebral que tiene la finalidad de generar un punto de referencia para el movimiento que nos rodea. 

Entonces ¿todo lo que percibimos o lo que vivimos es una experiencia?

La Real Academia de la Lengua Española define experiencia con cinco significados fundamentales:

Definición de experiencia: Recuperado de Real Academia de la Lengua Española 28 de febrero 2019

¿Qué es un efecto?

La palabra efecto viene del latin effectus, del verbo efficere (completar) que se formaba por el prejijo ex (afuera) y facere (hacer).

Seguro que tan solo de leer o escuchar la palabra efecto estarás pensando en el famoso principio de causa y efecto que indica que a toda acción corresponde una reacción, por lo que están íntimamente relacionados.

De hecho, como puedes ver un poco más abajo, la primera definición de la RAE se relaciona exactamente con este principio.

En el contexto del efecto wow también me llama la atención las definiciones en las siguientes líneas:

6.- Que se relaciona con un movimiento giratorio que genera una desviación de la trayectoria normal de un objeto.
7.- En la que se define efecto como una técnica para provocar impresiones.

Definición de efecto: Recuperado de la Real Academia de la Lengua Española el 28 de febrero 2020

¿Qué es y de dónde viene la palabra ¡wow!?

Al parecer, la primera vez que se tiene registro escrito de la expresión ¡wow!, fue en textos escoceses a principios del siglo XVI.

El Oxford English Dictionary hace indicios a la definición inicial de la palabra wow como «Una exclamación, que expresa de diversas maneras la aversión, la sorpresa o la admiración, el dolor o la pena, o la mera aseveración». 

Desde finales de 1800, según Oxford, esta interjección se convirtió en una palabra de uso general entre los angloparlantes usada principalmente para «expresar asombro o admiración».

El ¡wow¡ llega al castellano

No existen muchas referencias de cuándo se utilizó por primera vez esta expresión en el castellano, pero me parece natural que una expresión que parece tan natural se haya popularizado tanto que posiblemente sea reconocida en cualquiera de los grandes idiomas.

Ahora bien, si fuéramos puristas del idioma, tendríamos que escribirla como ¡guau!, aunque francamente me parece más atractivo el popular ¡wow!

Hace unos años, la RAE reconoció el vocablo “guau” y la definió como una interjección para expresar admiración o entusiasmo.

Y¿qué es una interjección?

Llanamente copiado de las definiciones del maestro Google, una interjección es “una palabra o expresión que, pronunciada en tono exclamativo, expresa por sí sola un estado de ánimo o capta la atención del oyente; se escriben entre signos de admiración”. Otras interjecciones familiares son ¡viva! o ¡ay!

La otra definición de ¡guau! que encontrarás en distintas fuentes, incluida la RAE es una onomatopeya del ladrido del perro.

Pienso que quizás si fue así como nació por primera vez.

Tengo muy claro el sonido wow del ladrido, por que cada vez que alguien toca el timbre y estoy en casa, salto del susto con el vozarrón de mi querido Grande, nuestro guerito labrador, que claro que detona el coro de todo el equipo. 

Así es, se llama Grande por que venía temporalmente a quedarse con nuestros otros pequeños, pero llegó para quedarse no solo en la familia sino en nuestros corazones :-).

El ¡efecto wow! en la experiencia del usuario

En este video Mari Carmen Obregón, de WowU, nos cuenta que el efecto wow es una técnica para aprender a crear momentos sorpresivos que logren dos objetivos: El primero es que la gente te recuerde y el segundo es que platiquen de ti.

También nos habla del concepto de SERENDIPITY, de un antiguo cuento persa que significa sucesos

¿Que es la experiencia del usuario?

Cuando buscas información sobre experiencia del usuario la tendencia es clara, la mayoría de los contenidos se refieren a los medios digitales.

En este contexto se habla del concepto de U/X, que se refiere directamente al user experience o experiencia del usuario en su interacción con una plataforma o aplicación tecnológica.

Es cierto que la evolución tecnológica y el enfoque en el desarrollo de negocios digitales hace necesario que sea fundamental conocer las implicaciones de los retos que generan nuestras costumbres cada vez más multidispositivos y multipantalla.

El mercado para los expertos en U/X seguirá creciendo en los próximos años y requerirá nuevos especialistas para aplicaciones de realidad aumentada y realidad virtual.

Sin embargo, la experiencia del usuario va mucho más allá de sus interacciones en el mundo virtual.

Es en el mundo real, el presencial, de carne y hueso, dónde más nos encontramos con experiencias extraordinarias que nos sorprenden, nos generan emociones fuertes y nos motivan a compartir los momentos que vivimos.

Lo más probable es que de una u otra forma tu negocio o proyecto tenga muchas oportunidades para deleitar a tus interlocutores a través de la interacción directa con las personas.

En estos casos, también estamos hablando de experiencia del usuario.

Las grandes marcas y la experiencia del usuario 

Cuando hablamos de experiencias con efecto wow es ineludible referirnos a las grandes marcas que han logrado captar miles de fanáticos, y que han sido estudiadas por miles de expertos en negocios, emprendimiento, marketing, procesos, en fin… de cualquier disciplina. 

Por algo son tan estudiadas.

Su capacidad de conectar con sus clientes y consumidores a través de la experiencia de relacionarse con ellas ha sido tal que las ha llevado a escalas estratosféricas.

Como ya te había contado, no recuerdo muy bien la primera vez que entré en un Starbucks, o dónde fue que probé mi primer “helado venti caramel machiatto”, pero lo cierto es que hoy en día cada vez que puedo regalarme ese pequeño lujo me lo doy, y siempre me encuentro con un sentimiento de satisfacción que estoy seguro que se relaciona un poco con la nostalgia.

Podríamos seguir on and on and on (y seguir y seguir) con el tema de las grandes empresas y cómo han logrado construir experiencias y significados alrededor de sus marcas, pero en realidad lo más importante es ¿Cómo puedes tú diseñar experiencias con efecto wow para potenciar tu proyecto?

Las 5 etapas de una experiencia ¡wow!

Hablar de viajes me parece una oportunidad fantástica para profundizar en los momentos clave de una experiencia con efecto wow.

En el ámbito de la creación de experiencias, Alejandra Zorrilla de Identidad y Desarrollo, ha estudiado cómo vivimos, sentimos, nos apropiamos y recordamos los viajes como experiencias complejas y multidimensionales.

Alejandra desarrolló el esquema de los momentos del viaje, que encuentro vinculante para extrapolarse o analizar las principales etapas que componen cualquier tipo de experiencias.

De hecho, este esquema encaja casi perfectamente con la estructura clásica de la narrativa o el storytelling.

En el esquema de los momentos del viaje podemos identificar 3 grandes etapas o momentos del viaje (que a su vez incluyen una serie de micro-momentos que conforman la experiencia de viaje) y de dos momentos conectores trascendentales: el impacto de llegada y el impacto de salida. 

Así, podemos definir las 5 etapas de la experiencia que a su vez se van construyendo por los momentos más significativos de cada una.

1. Antes de la experiencia

En esta etapa, tus clientes potenciales se percatan de la necesidad, y como oferente de algún producto o servicio tú y tu organización deberán anticiparse para resolver

Tal vez hayas escuchado hablar de la regla del 7 en el marketing.

Esta regla dice que antes de que un futuro cliente compre tu producto, tendrá un promedio de siete interacciones con tu marca para conocerte antes depositar su confianza en ti, tus productos y servicios.

En las teorías de inbound marketing, esta etapa comienza para el usuario inclusive antes de definir la necesidad, el problema o el deseo de tomar acción.

Por eso, en la creación de contenidos, debemos orientarnos a generar valor para ayudar a nuestros interlocutores en todas las etapas de su trayecto.

Los Micromomentos antes del viaje de acuerdo con Google

Google realizó un estudio de los micromomentos de la industria de viajes y turismo en el que define cuatro fases por las que pasa un futuro viajero antes de realizar una reserva.

Estos micromomentos pueden aplicar también a otros productos y servicios.

Imagen de thinkwithgoogle.com

2. Impacto de llegada

El impacto de llegada es uno de los momentos cruciales en los que debemos prestar atención.

Como bien dice el dicho. 

No hay segunda oportunidad para una primera impresión.

En este momento específico, la mente de tu interlocutor establecerá atajos mentales con los que definirán el marco perceptual del resto de su experiencia.

¿Cómo es el lugar de llegada? ¿Cómo fue la recepción? ¿Cómo estaba empaquetado el producto? ¿Todo está en orden? ¿Alguna primera sorpresa positiva o negativa?

Para el caso de servicios presenciales, los prestadores del servicio también se verán afectados por una buena o mala recepción.

Más de una vez no me he quedado en un restaurante por no haber sido recibido con un simple hola.

Realmente hay pocas cosas peores para el ego que el ser totalmente ignorados.

Un simple hola, o hasta un hola un tanto mal encarado en ciertos escenarios suele ser mejor que la falta de consideración de tu existencia.

3. Durante la experiencia

Hay quienes afirman que el momento de la experiencia en sí es el más efímero de todos, pues suele ser mucho más duraderas las etapas de expectativa y de los recuerdos.

A menos que la experiencia no genere un impacto y no logre anclarse en la memoria.

Sin embargo, es una etapa crucial de la experiencia en sí misma y requiere de múltiples consideraciones para su diseño.

Parte de la complejidad para manejar las experiencias durante el tiempo que se realizan está en que más allá de que hagamos todo bien, pueden haber distintos componentes y elementos que interactúan y que muchas veces están fuera de nuestro control.

Por supuesto que es importante tratar de anticiparnos y resolver posibles problemas, siempre y cuando no nos distraigan de lo verdaderamente importante, generar momentos significativos y trascendentales.

A veces una simple acción como identificar el momento o lugar preciso para tomar una foto puede impactar de manera significativa a la experiencia en su conjunto.

Si quieres crear una experiencia wow deja de arreglar baches y concéntrate en momentos que generen emociones
-Dan Heath

Según Dan Heath solemos recordar más los picos de la experiencia, es decir, lo más significativo tanto lo mejor como lo peor; y el final del viaje.

En este mismo sentido, Dan dice que cuando hablamos de diseñar o crear mejores experiencias para nuestros clientes, nuestra familia, nuestros amigos o cualquiera que sea, sobre lo que realmente debemos hablar en realidad es sobre crear mejores momentos.

Las grandes experiencias dependen de los momentos pico.

Es normal que pensamos que se trata de resolver problemas, pero realmente resolver problemas no necesariamente hace feliz a las personas. Resolver los problemas nos permite que la gente esté cómoda, pero no necesariamente emocionada o sorprendida.

Si manejas por una calle sin ningún bache o tu teléfono funciona como debería ¿vas a emocionarte? 

Probablemente solo te sientas complaciente pero sin ninguna emoción significativa.

Las personas están dispuestas a olvidar mucho de lo regular o mediocre siempre y cuando encuentren algunos momentos que sean realmente especiales.

La investigación de Hoth y su equipo concluye contundentemente que los momentos importan, y sugiere que los momentos más positivos de las personas comparten dos rasgos en común: su intensidad o que son fuera de lo ordinario.

Cuando pensamos en nuestra memoria, a veces nos referimos a los recuerdos como fotos.

Quizás por que tenemos un recuerdo de una foto en particular que hemos visto muchas veces y nos ayuda a llamar ese recuerdo. 

En ese caso, la foto, estaría funcionando precisamente como un elemento de anclaje.

Vamos a profundizar sobre cómo se construyen las memorias un poco más adelante.

4. Impacto de salida

Haya sido buena, mala o regular, siempre llega un momento en el que la etapa de vivir la experiencia se termina y es hora de la despedida.

De por sí las despedidas suelen ser complicadas.

Tal vez porque hemos escuchado tanto “odio las despedidas” en esas películas que nos muestran a los personajes tratando de contener las lágrimas.

Lo cierto es que las despedidas siempre implican emociones.

Como vimos, las emociones son vecinas de la memoria en nuestro cerebro, así que la despedida es un momento clave para generar una última sorpresa que potencie la percepción de valor de toda la experiencia.

Si la experiencia en general fue buena, ¿qué tal un detalle de despedida? puede ser tan simple como las tradicionales mentas a la salida de un restaurante.

Si la vivencia tuvo baches que puedan tener impactos negativos importantes en el recuerdo y la recomendación de nuestros interlocutores ¿qué tal una bebida de cortesía?

5. Después de la experiencia

Lo bailado nadie me lo quita.

Una vez vivido lo vivido algunos recuerdos quedarán para siempre en mi memoria y otros los olvidaré antes o después.

Si no es que ya olvidé algo para entonces.

A los seres humanos nos encantan las historias, es algo que nos define quizás desde la primera vez que nos sentamos alrededor de una fogata. 

Sobre todo cuando somos los protagonistas.

Regresando a como funciona la memoria.

Hay quienes dicen que realmente no recordamos las experiencias como las vivimos, sino que las recordamos como la última vez que las recordamos.

Así que es natural que recién terminado el momento de la despedida te pongas a evaluar lo sucedido, te cuentes y re-cuentes la historia sobre lo que aconteció.

Esta evaluación sucede tanto de manera consciente como inconsciente.

Si te gusta hablar tanto como a mi, es probable que después le cuentes a tus amigos, la familia, el vecino, el taxista y cuanta oreja encuentres dispuesta y disponible.

El hecho de que platicamos sobre nuestras experiencias es cierto para las buenas experiencias y para las malas.

De hecho, varios estudios indican que los consumidores comparten más las malas experiencias que las buenas.

Según puromarketing.com

La fórmula de la satisfacción de la experiencia vivida

En Identidad y Desarrollo, desarrollamos la “fórmula SER de la satisfacción”.

Fórmula de satisfacción SER (S=-E+R)
Satisfacción =
(- Expectativa + Realidad)

En su expresión más simple, la satisfacción que nos genera una experiencia se da en relación con el valor percibido de lo que obtuvimos en comparación con lo que esperábamos obtener.

La expectativa, la expresamos en negativo antes de la realidad por dos temas fundamentales.

  1. Sucede antes de la vivencia; y
  2. Representa un pasivo para la satisfacción.

Es decir, para que evalúes una experiencia como satisfactoria, el valor de la realidad percibida deberá ser mayor a la expectativa que tenías antes de vivirla.

No hay punto medio.

La experiencia fue buena o fue mala.

Lo demás lo olvidamos, o a lo más merecerá un comentario sin emoción o hasta un simple “meh”.

Aquí es cuando tu usuario evalúa realmente el valor que obtuvo de tu experiencia por el tiempo y dinero invertido.

Más de una vez he visto con terror el saldo de la tarjeta de crédito después de un viaje inolvidable.

Es más, si la experiencia fue buena hasta puede sumarle puntos.

Cada que veo la deuda con el banco me digo a mi mismo: 

“Valió la pena”

Se repite el ciclo de la experiencia

Después de vivir las 5 etapas de una experiencia, buscaremos o no interactuar de nuevo con los conectores o habilitadores de esa experiencia.

No recuerdo muy bien la primera vez que entré en un Starbucks, o dónde fue que probé mi primer – helado venti caramel machiatto –

Pero lo cierto es que hoy en día cada vez que puedo regalarme ese pequeño lujo me lo doy, y siempre me encuentro con un sentimiento de satisfacción que estoy seguro que se relaciona un poco con la nostalgia.

¿Cómo construir y anclar recuerdos alrededor de una experiencia a través de la narrativa?

El funcionamiento de la memoria es un enigma ha sido un objeto de estudio que fascina a los científicos de la mente.

Nuestra mente transforma las experiencias en recuerdos o memorias a través de procesos sinápticos complejos que se vinculan íntimamente con las emociones. 

De hecho, los recuerdos no son estáticos, sino que nuestras mentes continuamente los revisan y reconfiguran para darle sentido a lo que vivimos.

Piensa en alguna experiencia que hayas tenido, como un viaje, un evento especial, una cena en un restaurante.

Seguramente más que tener una memoria vívida sobre ese día, esa tarde o esa noche, podrás recordar aspectos específicos que hayan llamado tu atención.

¿Te acuerdas si alguien tuvo un buen detalle contigo? 

Quizás recuerdas cómo sabía ese platillo o postre, o cómo venía presentado, o la canción que sonaba en el ambiente.

Reflexiona sobre lo bueno y lo malo que pasó alrededor de ese momento.

¿Qué es lo que más te llamó la atención?

En realidad, recordamos fragmentos, escenas y momentos particulares que nos llaman la atención y generamos puntos de referencia para anclarlas en nuestra memoria.

Tres de los elementos más poderosos para “fijar” sucesos en nuestra memoria son: 

  • El lugar
  • La historia
  • Las emociones

Imagen fragmentos, etc.

Estos factores conectan de manera profunda con nuestro sentido del ser y estar, por lo que son muy poderosos puntos de referencia y anclaje para recordar otros elementos de esa vivencia.

Para saber más sobre cómo funciona la memoria te recomiendo ver el siguiente video.

Recuerda que puedes activar los subtítulos en español si los necesitas.

La narrativa (storytelling) como estrategia para diseñar experiencias memorables

Cómo ya vimos, el sentido de lugar, la historia, las emociones y las personas, son elementos poderosos para generar recuerdos que perduran.

Diseñar una narrativa o storytelling consistente alrededor de la experiencia nos permite unir y orquestar estos elementos con una lógica que tenga un mayor sentido e impacto en la mente de nuestros interlocutores.

La estrategia de storytelling en el diseño de experiencias es un tema amplio, por lo que más adelante escribiré más al respecto.

El usuario como el actor principal de la narrativa para crear experiencias con ¡efecto wow¡

Cuando te propones aplicar una estrategia de storytelling, es importante recordar que el actor principal de la historia que estás construyendo es tu usuario o cliente.

Todos somos los protagonistas de nuestras vidas.

Cómo resalta Benjamín Jiménez, experto en neuromarketing turístico, las experiencias suceden dentro del cerebro de las personas, por lo que evidentemente existirán factores que no podemos controlar.

El humor, la situación emocional, personal o familiar, y otras variables que se combinan en nuestras complejas redes neuronales pueden tener una influencia mayúscula en el resultado final del recuerdo de una experiencia en su conjunto.

Otros elementos que debes considerar en la narrativa son:

  • El mensaje principal
  • El espacio, tiempo y el narrador
  • Acción o conflicto
  • Los personajes

Los 4 pasos para diseñar experiencias con ¡efecto wow¡

Infografía diseño de experiencias con efecto wow

1. Conoce profundamente a tus usuarios

Para crear experiencias memorables replicables, debes conocer profundamente a tus usuarios: sus sueños, gustos, emociones, necesidades, problemas, cultura, vínculos, creencias, formas y maneras de relacionarse.

Como te contaba en uno de los primeros párrafos de este artículo, podemos definir la mente misma como una experiencia subjetiva y personal para hacer sentido de lo que nos rodea.

Por esto y más, evidentemente existirán factores que no podemos controlar.

Lo que sí podemos hacer hasta cierta medida es identificar las personas con las que estamos tratando.

Por supuesto que conocer a cada persona con la que interactúas a este nivel puede resultar imposible, pero afortunadamente hay estrategias y métodos que te ayudarán.

Los procesos perceptuales de cada persona, el humor, la situación emocional, personal o familiar, entre otros millones de factores que se combinan en nuestras complejas redes neuronales que tenemos las mentes humanas pueden tener una influencia mayúscula en el resultado de una experiencia.

Un ejercicio muy relevante para identificar los patrones de pensamiento y comportamiento de nuestros usuarios es construir un buyer persona, y más allá de plantear los datos demográficos o de nicho, como se hacía hace décadas, profundizar en esas cosas que hacen vibrar a nuestros usuarios ideales.

Construye tu buyer persona y crea valor para cada etapa de su experiencia.

Resultado de imagen de buyer persona hubspot
Imagen de Buyer Personas hubspot.com

¿Cómo se vincula tu oferta con la identidad y la experiencia personal de vida de esa persona? ¿Qué estrategias vas a usar para estar presente y agregarle valor en los distintos momentos de la experiencia?

2. Construye la historia de tus relaciones

Enfócate en construir relaciones significativas alrededor de una narrativa en la que puedas mantener el mayor grado de control posible.

“Estamos acostumbrados a pensar en las relaciones en términos de tiempo: cuanto más dura la relación, más cerca debe crecer. Pero las relaciones no proceden en incrementos estables y predecibles. Si podemos crear el tipo correcto de momento, las relaciones pueden cambiar en un instante.”
– Dan Hoth

Define claramente las formas y estructura como vas a interactuar con tus clientes y mantén la consistencia.

Agregales valor más allá de la resolución de sus problemas o necesidades, sorprendeles con detalles inesperados que les hagan saber que son especiales para ti.

3. Sorprende y conecta a nivel emocional

Una emoción o sentimiento común que precede a otras emociones fuertes es la sorpresa.

Cuando nos sorprendemos sobre algo nuestros sentidos se expanden y prestamos más atención para asimilar lo que pasa a nuestro alrededor.

Procura que después de generar un efecto sorpresa tengas diseñado un momento que provoque emociones positivas fuertes para anclar ese instante de la experiencia en su memoria.

Cómo viste en el video sobre la mente y la memoria, la amígdala es la parte emocional del cerebro y está situada justo a un lado del hipocampo, que es la parte del cerebro que agrupa y acomoda las memorias de distintos tipos juntos.

4. Mejora continua y permanentemente

Establece un ciclo de mejora continua desde el principio.

Conforme vayas implementando tu experiencia podrás recolectar información valiosa e identificar puntos de mejora.

Implementa pequeños cambios conforme se presente la oportunidad para que tu producto o servicio no se vuelva obsoleto.

La aplicación permanente de procesos de mejora a través de iteraciones progresivas como el que plantea la metodología de Design Thinking pueden ayudarte a ir puliendo la experiencia y los momentos significativos para anclarla en la mente de tus usuarios.

Recuerda que observar, escuchar y conversar de manera abierta con tus interlocutores puede darte mucho más información valiosa que aplicar encuestas o cuestionarios estructurados.

Si te gustó el artículo comenta abajo o compártelo con tus redes para desarrollar otros similares

Espero hayas disfrutado este artículo sobre diseño de experiencias con efecto ¡wow! y te ayude a conectarte con tu capacidad de sorprenderte y sorprender a los demás.

Reflexiona sobre cuántas cosas te emocionan y recuerda que todas las personas tenemos la capacidad de ser creativos y aunque podemos flanquear en instantes, el ingenio y la creatividad humana siempre está ahí para acompañarnos para construir un futuro con más y mejores experiencias significativas y memorables.

×

Hola!

¿Cómo podemos ayudarte? Da click en el botón para iniciar un chat.

× ¿Te ayudamos?